Make your own free website on Tripod.com

Regresa a Inicio

Un Foro por la Democracia

Comentarios? Reportes de fraudes e irregularidades? Favor escribalos o vealos en nuestro Libro de Visitas, o envielos por e-mail

Avisa a tus amigos!
get this gear!

Millenium y Plaza Bristol: dos edificios de novela

Rafael E. Berrocal - El Panamá América
 El veloz y arrollador crecimiento urbanístico de la ciudad capital cada día desarticula más a las áreas residenciales ubicadas en el centro de la ciudad. Los edificios devoran a los chalets. Entre las víctimas más descarnadas de la depredación urbana están Obarrio y El Cangrejo. Muchas familias que creían tener asegurada la tranquilidad y la privacidad se han visto obligadas a vivir rodeadas de grandes edificios .

Estos son algunos de los argumentos más polémicos generados por la construcción de torres de apartamentos dentro de zonas que tradicionalmente fueron residenciales.

Dos de los casos más controversiales de los tiempos recientes son los del edificio Millenium y el de Plaza Bristol , situados en Obarrio.

El problema de Millenium es toda una novela por capítulos, en la que participan como actores principales los residentes de la calle Santa Ana en Obarrio, particularmente Eloy Grimaldos, Saúl Fashka (promotor del edificio), cuatro ministros de Vivienda de tres gobiernos y la Corte Suprema de Justicia.

Todo comenzó cuando Fashka hizo una solicitud para el cambio de zonificación de R2 a MR3, es decir de área residencial de casas bajas a edificios de alta densidad, en el período en que Gerardo Solís fungía como ministro de Vivienda. Solís aprobó el cambio de zonificación que permitió la construcción de edificios de alta densidad en la calle Santa Ana en Obarrio, basándose en una resolución emitida en 1994 por el exministro de Vivienda, entonces su correligionario del PRD, Francisco Sánchez Cárdenas.

La resolución de Sánchez Cárdenas eliminó otra resolución emitida por el exministro de Vivienda del gobierno de Endara, Guillermo Quijano, en 1993, la cual establecía un régimen para el cambio de zona en la ciudad capital.

Sin embargo, quienes estuvieron y siguen estando en contra de la construcción del edificio Millenium, interpusieron una demanda ante la Corte Suprema de Justicia, sustentando que cuando se aprobó el cambio de zona para la construcción del edificio Millenium estaba vigente la reglamentación de Quijano, ya que la resolución de Sánchez Cárdenas no tenía validez en ese momento, porque no fue publicada en la Gaceta Oficial sino el 26 de agosto de 1999 (seis años después).

De acuerdo con un informe del MIVI, durante estos seis años se aprobaron mil 198 cambios de zonas para construir edificios, quedando la duda si el fallo final de la Corte Suprema es contra del edificio Millenium, involucraría también otros edificios construidos entre 1994 y 1999.

A raíz de la demanda de Eloy Grimaldos, apoyado por otros residentes de la calle Santa Ana en Obarrio, la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia suspendió el cambio de zona para la construcción del edificio Millenium.

Sin embargo, cuando Miguel Cárdenas tomó posesión como ministro de Vivienda del gobierno de Mireya Moscoso cambió nuevamente la zonificación autorizando la construcción de edificios en Obarrio, por lo que la Dirección de Obras y Construcciones del Municipio de Panamá, a cargo de Isaías Bonilla, emitió un nuevo permiso para que se reiniciara la construcción del edificio Millenium.

La controversia volvió al punto de partida .El representante legal de Grimaldos presentó una querella penal contra Bonilla por desacato ante un tribunal superior del ramo penal.

En tanto, el director jurídico del MIVI, José Domingo Fajardo indicó que la orden de suspensión dictada por la Corte Suprema de Justicia fue solamente en contra de un acto administrativo hecho por el entonces ministro de Vivienda, Gerardo Solís.

Argumenta Fajardo que bajo la administración del ministro Cárdenas se atendió el problema del edificio Millenium, y se decidió hacer un estudio técnico sobre el uso de suelo desde la Samuel Lewis hasta Calle 50 para determinar las zonas que tienen que calificar para construcciones de alta densidad.

De acuerdo con Fajardo, el estudio determinó que la zona donde está ubicado el edificio Millenium califica para este tipo de construcciones.

"El MIVI tiene que ser consecuente con lo que establece la ley orgánica, velar por el urbanismo en la ciudad y que se apliquen las normas vigentes", señaló Fajardo.

Por su parte, Aníbal Tejeira de la firma Morgan & Morgan, que representa a Grimaldos, manifestó que la acción tomada por el MIVI y la Dirección de Obras y Construcciones del Municipio, violan la orden de la Corte Suprema de Justicia. "Las órdenes de la Corte Suprema de Justicia han sido ultrajadas por funcionarios de la administración pública nacional", expresó Tejeira.

"Me repugna cómo se irrespetan aquí las decisiones judiciales", comentó el licenciado Tejeira , enfatizando que no sabe en base a qué premisas Bonilla se basó para aprobar un permiso de construcción de un edificio de 2,800 personas por héctarea, en una finca que tiene un código de sólo 300 personas.

Señaló que el caso del edificio Plaza Bristol es igual al de Millenium.

En idéntico sentido , Grimaldos dio a conocer que actualmente se está trabajando para presentar una demanda contra la construcción de la Plaza Bristol, basada en los mismos argumentos que pesan contra el edificio Millenium.

"Estamos ante un caso que desborda los lineamientos jurídicos y legales en materia urbanística", comentó Tejeira.

Por su parte, el representante legal del promotor Fashka, abogado Alejandro Watson, sostuvo que la demanda interpuesta por Grimaldos no es válida, porque fue interpuesta un mes después que se publicó la resolución de Sánchez Cárdenas.

Watson recalcó que el artículo 5 del Código Civil y el acuerdo municipal 116 de 1996 permiten al gobierno sanear o corregir los defectos que ha cometido, que fue lo que hizo Miguel Cárdenas en el caso del edificio Millenium.

"La Corte Suprema de Justicia ha sacado más de cinco fallos que dicen que si la norma violada ya está derogada, no se puede acusar el acto de ilegal", sostuvo Watson.

Por su parte, Fashka admitió que la demanda en su contra le ha producido pérdidas por arriba del millón de dólares, además de que personas que estaban interesadas en comprar se han retirado.

Sostuvo que su obra consta con todos los permisos y cumple con todos los requisitos exigidos por el MIVI.

Asimismo, aclaró que cuando se solicitó el cambio de zona para construir el edificio, el MIVI exigió que las tuberías de las aguas servidas tenían que estar conectadas a la avenida Samuel Lewis, lo que ya se hizo con una inversión de 100 mil dólares.

La inversión total del edificio Millenium es de 12 millones de dólares.

Por su parte, el conocido promotor y narrador de box Juan Carlos Tapia, quien tuvo a su cargo la comercialización del Millenium, reconoció que renunció al contrato para la venta de los apartamentos del edificio por todas las trabas que se estaban poniendo para su construcción.

Sostuvo que Fashka le confesó que un conocido político le pidió una coima de 250 mil dólares para aprobarle todos los permisos de construcción. Tapia manifestó que, si Fashka lo autoriza, daría a conocer el nombre del político que exigió la coima.