EL DENUNCIANTE En linea, Panama
Make your own free website on Tripod.com

Regresa a Inicio

Un Foro por la Democracia

Comentarios? Reportes de fraudes e irregularidades? Favor escribalos o vealos en nuestro Libro de Visitas, o envielos por e-mail Avisa a tus amigos!
get this gear!

Deuda de Bonos

Enviado a La Prensa
Luis Murillo, Profesor, Universidad de San Francisco, California
  -------------------------------------------------------------------------------
25 de agosto de 1999

Como yo tengo un monton de titulos de prestigiosas universidades de los
Estados Unidos, me creo un gran sabio. Pero la verdad es que con los anos,
me he dado cuenta de lo mucho que desconozco. Sin embargo, posiblemente si
se lo suficiente como para que no me agarren de tonto, por lo menos no
todos los dias. (Nunca me dormi en las clases de Janet Yellen, mi profesora
de economia en Berkeley, quien es la asesora economica del presidente Bill
Clinton.)

Aun asi confieso, con cierta verguenza, que en 1994 me trague el cuento de
que Perez Balladares era "un doctor graduado en los Estados Unidos". Cuando
anos mas tarde me entere de que me habian enganado, me dio tanta rabia que
escribi un articulo que fue un exito rotundo ("El Doctor Perez no es
doctor", La Prensa, Abril 14, 1998).

En mi profesion de profesor universitario de negocios internacionales estoy
en continuo contacto con circulos financieros e industriales de muchos
paises. Tambien leo exclusivas revistas de finanzas, incluyendo aquellas
publicadas por el Fondo Monetario Internacional. Por lo tanto he
desarrollado un sentido del olfato bastante bueno que me permite oler
chanchullos a grandes distancias.

Como no soy detective, me baso en informaciones fehacientes de medios de
comunicacion para llegar a mis conclusiones. (Por experiencia, no le hago
caso a lo que dicen las televisoras del tercer mundo, ya que estas estan
controladas por poderosas familias allegadas al circulo de politicos
avivatos.)

En mis articulos, ocasionalmente me he referido a los malos manejos de la
economia panamena por parte de ministros que aparentan ser ignorantes. Una
de las locuras que solia decir un senor Chapman, neoliberal arrebatado y
ministro de economia de Perez Balladares, era que la "deuda exterior de
Panama estaba siendo reducida". (Para un analisis de la deuda, ver
"Negocios", La Prensa, Agosto 23 y 24).

Esto era simplemente absurdo, ya que las deudas no desaparecen a menos que
sean pagadas o perdonadas, y algo de lo que, si hubiera ocurrido en el caso
de Panama, yo me hubiera enterado prontamente. Lo que Chapman no decia era
que al mismo tiempo que la "deuda bancaria" disminuia, la "deuda de bonos"
aumentaba. Tampoco decia que la "deuda de bonos" era mas onerosa que la
"deuda bancaria". O sea que en este cambalache Panama salia perdiendo.

Porque salia Panama perdiendo? Por la simple razon de que la "deuda de
bonos" es mas cara. Supongamos que usted le debe al banco mil balboas. El
banco, ya que usted es un manirroto irresponsable, tiene miedo de que usted
no le pague. Entonces el banco le propone lo siguiente: Usted emite "bonos"
por un total de 1,500 balboas y se los vende al publico. Con la plata
recogida usted le paga al banco. Porque 1,500 balboas si usted solo le debe
al banco 1,000? Por algo que en economia teorica se llama "costos de
transaccion" y que usted tiene que cubrir. Los otros 500 balboas se van en
"costos de transaccion", o sea, comisiones y costos de papeleo.

El publico compra "pedacitos de su deuda", digamos a 15 balboas cada
pedacito, bajo la promesa de que usted le pagara al dueno de cada pedacito
un interes anual, mas la suma original que costo el pedacito despues de 10
anos, digamos. Esos pedacitos se llaman "bonos" y en su totalidad deben
sumar los 1,500 balboas que usted necesita para pagarle al banco (1,000
balboas) y cubrir las comisiones y papeleo (500 balboas).

Pero ahi no para el asunto. Como usted tiene fama de "mala paga", para que
el publico compre sus "bonos", usted tiene que ofrecerle un interes
altisimo, mucho mas alto de aquel que usted le pagaba al banco. O sea, que
en este cambalache de "deuda bancaria" a "deuda de bonos" usted sale
perdiendo de dos maneras: Primero, en "costos de transaccion" y segundo, en
intereses mucho mas altos. En este trueque los unicos que salen ganando son
los bancos a los que usted les debia plata, y los "agentes financieros" que
se embolsan los "costos de transaccion". Solo a un loco se le ocurriria
cambiar su "deuda bancaria" por "deuda de bonos".

Ahora supongamos que usted tiene un enemigo. Su enemigo se llama "Pablo".
El primer apellido de Pablo es "Pueblo", y el segundo apellido es
"Panameno". En una votacion extrana, usted salio electo "agente financiero"
de Pablo. Como Pablo Pueblo Panameno es medio despistado ya que ve mucha
television, el no se dara cuenta de los tejemanejes financieros que usted
hace en su nombre, a menos que el lea los articulos de un tal Profesor
Murillo.

El banco a quien Pablo le debe plata se acerca a usted y le propone el
cambalache de la "deuda bancaria" de Pablo a "deuda de bonos". Y usted le
dice al banco: "Miren, en este cambalache Pablo va a salir perdiendo
demasiado. Pablo es mi enemigo, pero no tanto."

Entonces, para endulzar el asunto, el director del banco le dice a usted:
"Fijese, senor, de los 500 balboas de comisiones y papeleo, a usted le
vamos a pasar 100 por debajo de la mesa". Y usted contesta: "Que? Eso en
buen espanol se llama "coima", "mordida", "soborno" y eso es muy feo, por
no decir ilegal." Y el banquero, con una sonrisita profesional, y dandole a
usted unas palmaditas en la espalda, responde: "Senor, calmese, en circulos
bancarios de Nueva York esos pagos por debajo de la mesa se llaman "costos
de transaccion de intermediacion tercermundista" y son muy normales. Como
cree usted que ministros y presidentes de esos paisitos se hacen ricos de
la noche a la manana?" (Otra manera de hacerse rico es vender visas y
robarle al tesoro nacional. Mientras tanto no hay plata ni para recoger la
basura.)

La proxima vez que usted ve a Pablo, le anuncia con gran alegria: "Pablo,
reduci tu deuda bancaria! De los 1,000 balboas que le debias, ya no le
debes al banco ni un centavo!" Lo que usted no dice es que ahora el pobre
Pablo debe 1,500 balboas en "deuda de bonos". Y Pablo Pueblo Panameno,
todavia confundido y medio adormecido, se queda callado y se acomoda en
frente de la television a ver su programa de lucha libre.
-------------------------------------------------------------------------------

QUE VUELVAN LOS GRINGOS

Rechazado por La Prensa y el Panama America por presiones de amenazas de demandas por calumnia e injuria. O sea, si publican este articulo, el diario se arriesga a ser demandado. Usted, lector, que ópina?
Luis Murillo, Profesor, Universidad de San Francisco, California
 

Panamá es un país de tercer mundo. El Canal es una operación de primer mundo. Países de tercer mundo no pueden administrar operaciones de primer mundo. La cosa es así de simple. Aunque me duela decirlo. Aunque la sufrida clase media panameña si sea tipo primer mundo y por lo tanto capaz. Pero es que a esa clase, en Panamá, no le dan ni el crédito ni el poder que se merece. En Panamá no existe algo que en los países avanzados se llama "responsabilidad del funcionario público". No hay declaración de bienes, ni al entrar ni al salir de un puesto público, y si la hay, es secreta, lo cual es equivalente a su inexistencia. Tampoco hay control sobre "conflicto de intereses", o sea que el funcionario es al mismo tiempo juez y parte de cualquier asunto, sobreponiendo al beneficio del Estado aquél de sus empresas. Alemán Zubieta, segun se dice, es accionista en empresas que tienen contratos con el Canal. Eso, en Estados Unidos es simplemente ilegal, como debe ser. Tampoco existe en Panamá control del nepotismo directo o del nepotismo cruzado. En el nepotismo directo el jefe nombra parientes y amigos incapaces en puestos de importancia. En el nepotismo cruzado el jefe hace un arreglo con otro jefe para disimular el abuso: "Yo le doy un trabajo a tu querida, y tu le das uno a la mía; así los periodistas no se dan cuenta". En el gobierno de Pérez-Balladares, la primera dama, Dora Boyd, implantó un extenso nepotismo en el servicio diplomático, de tal manera que para ser embajador en Washington había que estar casado con una hermana o prima-hermana de la señora Boyd. Nadie se dió cuenta de tal barbaridad. Es más, apareció en un periódico un reportaje hablando bellezas de Eloy Alfaro, el último embajador en Washington de Pérez-Balladares. Pero al periodista se le quedó en el tintero la verdadera razón detrás del nombramiento de Alfaro: el tipo estaba casado con una hermana de Dora Boyd. Esto es nepotismo de cuarto mundo. (Para más detalles ver: Luis Murillo, "Círculo de Primas-Hermanas", El Panamá América, Nov. 24, 1999; La Carta de Panamá, Ago. 29, 1999.)

Hechos que demuestran la condición de atraso tercermundista de mi amado pais abundan. Por ejemplo, el Canal no es un supermercado. Pero quién es el ministro del Canal? Un magnate de supermercados de tendencia oportunista, quien fue nombrado en ese puesto no porque tenga conocimientos, y no porque se haya dedicado a mejorar el estado económico de los menos privilegiados, sino porque tiene plata. Tener plata, en los países de tercer mundo, es equivalente a tener respetabilidad. Que tristeza. Los negociados de un tal Mayor "Mello" Alfredo Alemán en las areas revertidas, con la complicidad aparente del recientemente depuesto director de la ARI, un tal Ardito-Barletta, de generales conocidas, serían un buen guión para una película de horror. (Dicho sea de paso, yo quisiera saber algo. Alguien me podría decir de dónde salió éste Mayor Alemán? ¿De dónde le llovieron tantos millones de dólares? ¿Será que es magnate de lavanderías? ¿Será que en esas lavanderías en vez de ropa se lava otra cosa?) Mayor Alemán, de la manera mas desvergonzada, recibió como regalo navideño, valiosisimos terrenos en las áreas revertidas a precio de super-baratillo. Todo en desmedro del Tesoro Nacional. Mientras tanto el maestro y el jubilado reciben emolumentos y pensiones que simplemente dan risa y el Hospital Santo Tomás se sigue cayendo a pedazos. ¿Este es el país que quiere manejar el Canal? En la administración del Canal yo no quiero ver empresarios, quienes en vez de llevar en el corazón el nacionalismo honesto, llevan en las pupilas retratado el emblema del dólar. No quiero ver avivatos, ni políticos, ni lavanderos con los bolsillos rebozantes de billetes de a cien.

-------------------------------------------------------------------------------

  • Lea The News Times": Mayor Alfredo Aleman part-owner of airline under indictment for narco-trafficking in the US, linked to Ricardo Alberto Arias



    Tampoco quiero ver a los oligarcas de siempre, de esos que nombran en puestos de importancia a sus parientes. En la administración del Canal yo si quiero ver a profesionales de clase media, con conocimientos y con experiencia. De esos que si tienen casa, pueden explicar de donde salió esa casa y si tienen una cuenta bancaria, pueden explicar de donde salió ese dinero. De esos que leen periódicos y entienden de libertad y democracia, y con telescopios estudian las estrellas, o con binoculares admiran la aves. En fin, quiero ver gente civilizada, no capitalistas salvajes que privatizan, lavan narcodólares, aumentan precios y despiden empleados. Y quiero ver, en el Canal, miles y miles de trabajadores bien entrenados y remunerados, laborando con entusiasmo, con la certeza de que con el sudor de sus frentes están contribuyendo al engrandecimiento de la patria, y no al enriquecimiento de algun avivato sin escrúpulos o alguna multinacional china. Hay dos clases de nacionalismo: el nacionalismo inteligente, y el nacionalismo del tonto útil. Yo he estado en Colón. Y he visto gente pobre, desempleada y con hambre. ¿Saben lo que me han dicho en Colón? Que el nacionalismo no se come. Que primero hay que darle alimento al hambriento, y techo al desamparado, y educación al ignorante. Después, y solo después, se puede hablar de nacionalismo. No soy traidor, soy realista. A veces me pregunto porque ciertas empresas multinacionales estan tan entusiasmadas con la transferencia del Canal. Eso de que "el Canal es para todos" es la mentira mas grande que se ha diseminado en Panamá. Pues bajo la administración de los avivatos de siempre y las multinacionales el que va a salir sufriendo es el panameño de clase trabajadora, el panameño de clase media, y el panameño pobre. Bajo tales circunstancias, queridos compatriotas, aunque me duela decirlo, que vuelvan los gringos