Make your own free website on Tripod.com


Comentarios | El Denunciante



Reportes de las protestas de Diciembre 4

EL SIGLO

Por segundo día el pueblo protesta.
...contra privatizaciones y "días puente"

 
Niña en peligro.

Observamos como el miembro de la SINAPROC corría con una niña de diez meses en sus brazos desde el edificio Las Gemelas, al comprobarse que estaba afectada en su sistema respiratorio por los gases lacrimógenos (Foto: Marshall McKleen).



Como en los tiempos de la dictadura

Como en los violentos tiempos del noriegato, el pueblo panameño se lanzó ayer por segunda vez a las calles en contra de las medidas antipopulares del gobierno perredista, las privatizaciones de los servicios públicos, el IDAAN, y en contra de los llamados días puentes, el cual traslada la celebración del día de las madres del 8 al 7 de diciembre.

Primer Plano: las noticias nacionales.

Por segundo día el pueblo protesta
Rogelio A. Córdova

Como en los violentos tiempos del noriegato, el pueblo panameño se lanzó ayer por segunda vez a las calles en contra de las medidas antipopulares del gobierno perredista, las privatizaciones de los servicios públicos, el IDAAN, y en contra de los llamados días puentes, el cual traslada la celebración del Día de La Madre del 8 al 7 de diciembre.


Primeros auxilios
Los heridos y asfixiados fueron trasladados en ambulancia a urgencia del Hospital Santo Tomás donde recibieron los primeros auxilios. (Foto: Manuel Buenaventura).
Los enfrentamientos se suscitaron en la avenida de los Mártires, Avenida Central, en el populoso barrio de Santana, Barraza, y San Miguel, en donde los residientes desde sus casas lanzaban botellas y piedras a las fuerzas antimotines quienes desde tempranas horas de ayer reprimían a los manifestantes.

Unidades antimotines de la Fuerza Pública arremetieron con gases lacrimógenos, balas de gomas y perdigones a miles miles de estudiantes universitarios que bloqueron la transístmica y coreaban consignas en contra del gobierno de Ernesto Pérez Balladares.

La policía, como en los tiempos oscuros de la tristemente célebre dictadura del noriegato, no tuvieron reparo alguno en destruir varias ventanas de la facultad de comunicación social de la Universidad de Panamá con una bomba lacrimógena, mientras que diversas organizaciones estudiantiles respondieron con pierdas, palos y coktel molotov a las fuerzas represoras.

La transístmica se mantuvo cerrada por espacio de más seis horas, tiempo en que duró los enfrentamientos con la Fuerza Pública.


Policía herido
El agente de apellido Pinzón de la Unidad de Control de Multitudes resultó severamente lesionado al recibir un golpe contundente en la nuca, producido por un bloque lanzado desde el quinto piso del edificio Renta 15 en Santa Ana. (Foto: Marshall McKleen).
El Rector de la Universidad de Panamá, Gustavo García de Paredes, trató de evitar el cierre de la transístmica, pero los estudiantes insistieron en cerrar la misma.

La acción de los antimotines afectó a los pacientes de la Caja de Seguro Social y áreas aledañas.

El catedrático, Miguel Angel Candanedo, miembro del Movimiento Nacional por la Defensa de la Soberanía (MONADESO), integrado por más de 50 sindicatos, grupos estudiantiles y de profesionales, manifestó ayer que el problema de los disturbios desatados en los diferentes puntos de la ciudad capital se deben "a la medida antidemocrática y neoliberal de privatización que tanto ha afectado los intereses populares de éste país".

Candanedo dijo que "no tiene sentido reprimir al pueblo en su justa demanda", en cuanto a que los problemas sociales en éste país hay que resolverlo a través del diálogo "y entendiendo que el querer del pueblo es la soberanía popular".


Niños afectados por gas lacrimógeno
Maribel Guardia.


Atacan al Nido de Aguilas
La policía de control de multitudes intentó acallar al Glorioso Nido de Aguilas, pero por los aguiluchos sacaron la casta y se lanzaron a las calles en defensas de los intereses populares. (Foto: Manuel Buenaventura).
Al menos un total de 18 niños resultaron afectados por los gases lacrimógenos producto de las detonaciones de bombas que efectuaron las unidades anti-disturbios de la Policía Nacional ayer en la Avenida de los Mártires, para dispersar las acciones de protestas de los estudiantes del Instituto Nacional en rechazo de los días puentes, la privatización edl IDAAN.

Al respecto el Director Médico del Hospital de Niño, manfestó que como consecuencia de los disturbios se atendieron en la Sala de Urgencia de dicho centro hospitalario 18 niños, de los cuales uno cuenta con 11 días de nacido.

A continuación algunos nombres de los niños y los lugares en donde fueron afectados: Daniel Bureña, 3 años; Carmen Bureña 13 días; Julisa Balladares, 3 años; Alfredo Rodríguez, de 1 año, todos residentes de la Calle J; de los edificios Las Gemelas, ubicado en Calle Estudiante, sufrieron desmayos por los gases lacrimógenos: Joana Concepción Martínez, de dos años; Milagros Altagracia y Jamileth Samudio, ambas con 16 años respectivamente.

El doctor López precisó que l os niños de escasa edad resultaron más perjudicados por la acción de los antimotines, ya que presentaron cuadros de irritación en los ojos, y a nivel del tracto respiratorio superior.

El pelotón de policía dispara contra los institutores atrincherados. Los escopetazos de perdigones y la fuerza bruta son el único lenguaje de los que defienden la política de privatizaciones del régimen que jefatura Ernesto Pérez Balladares. (Foto: Manuel Buenaventura).
El Sistema Nacional de Protección Civil (SINAPROC) atendió a 13 personas afectados, Karen Karuben, 15 días de nacida; Daniel Rubén, 3 años; Ismael Sella, 1 año; Erika Castillo, 19 años; Alexander Gómez 16 años; Milagros Vargas, 15 años; Yamileth Samaniego, 14 años; Magalis Mareovich, 23 años; Lalo Patel, 54 años; Jean Carlos Pineda, 16 años; Joel Pineda, 4 años; José Pineda 1 año; Alta Gracia Vásquez de Santos, 9 meses y el estudiante de Instituto Nacional, Luis Rodríguez, de 17 años.


Enfrentamiento en calle 17
José M. Yángüez G.

Niños de hasta dos días de nacidos fueron afectados por los gases lacrimojenas lanzados por miembros de la fuerza pública nacional, para disolver a los residentes de Calle 17, y otros que protestaban por los días puentes y la privatización del agua, promovida por el gobierno nacional.

Héctor Mosquera Oficial Nacional del Cuerpo de Socorrista, que se encontraba en la Cruz Roja de Calle 17, dijo que con está actitud de ambas partes se están afectando terceras personas, más los niños y ancianos a los que se le expuso la vida y que tuvieron que atender de emergencia.

De manera valiente y tenaz el pueblo y los estudiantes lanzan piedras contra los policías que responden con disparos de escopeta. (Foto: Rubén Flores Ulloa).
Indicó que al lugar llegaban asmáticos y personas con problemas cardiacos, además de niños, por lo que hizo un llamado a la comunidad en general, para terminar el estado de violencia que lo que provoca es llanto en los hogares panameños.

Manifestó que adicional a los moradores se encontraban personas ajenas al movimiento, que están promoviendo un vandalismo " se puede reclamar los derechos con pleno conocimiento y causa de lo que se está peleando" , afirmando que existe una verdadera causa y esa el pueblo la conoce.

Acotó que en estos incidentes pueden estar involucradas, madres o abuelas o un hijo, por lo que se tiene que tomar conciencia.

Por otro lado la señora Tomasa Vda. de Cruz, nos contó que llegaba de su trabajo, cuando vio a algunos muchachos correr hacía donde ella, y se percató que los policias los perseguían y los mismos lanzaban gases lacrimojenas, por lo que tuvo que refugiarse; seriamente afectada por los gases, gracias a la ayuda de los socorristas fue atendida.


Mozalbetes se aprovechan de la situación
Marshall McKleen

Los enfrentamientos entre la policía antidisturbios y un grupo de mozalbertes y otros de delincuentes de Patio Pinel, tuvo lugar en la calle 17, sector de Santa Rita y Avenida Ancón (Santa Ana) y Plaza Amador y Barraza (El Chorrillo), dejó el saldo de dos policías heridos con objeto contundente un centenar de personas lesionada por gases lacrimógenos.

El primero de los policías de apellido Pinzón, recibió un golpe contundente en la nuca, producto de un retazo de un bloque lanzado por un particular desde el quinto piso del edificio de la Renta 15, mientras que a su compañero le fracturaron la tibia de la pierna derecha por lo que fueron atendidos por el personal médico del Centro de Salud de Santa Ana y trasladados centros hospitalarios de la Caja de Seguro Social.

Al respecto de los afectados por gases lacrimógenos, pudimos constatar que la cifra estaba alrededor de cien personas y la mayoría eran niños de 0 a 8 años de edad que tuvieron que ser socorridos por funcionarios de Sistema Nacional de Protección Civil y el Cuerpo de Bomberos.

Por cinco horas el tránisto en dichas áreas estuvo paralizada, ya que cualquiera poersona que pasara podía ser víctima de la situación que acontecía en esta protesta contra la imposición del decreto ley de los días puentes y de la represión contra los estudiantes del Instituto Nacional y a los obreros.

El pánico se apoderó de los transeúntes que corrían de un lado para otro , lo que permitió a un grupo de delincuentes aprovechar el impas paracorralar a algunos de ellos y asaltarlos de sus dineros y pertenencias, sin que nadie pudiera hacer nada para impedir los delitos, por lo que la policía efectuó un operativo para arrestar a sospechosos y conducirlos para investigación a la jefatura de San Felipe.

En los alrededores de el Estadio de Santa Rito, la Policía informó que se detuvo a cuatro sospechosos, lo que ocasionó una reacción de algunos sujetos que comenzaron a lanzarles piedras y objetos contundentes a los agentes. El orden fue restablecido y como consecuencia se detuvo a: José De León Ortega, Eduardo Aparicio, Michael Betancourth, Luis Bárcenas, Ramiro Rodríguez, Juan Sánchez, Iván Urriola, Luis Villarreal, Jovan García, Pablo Rivera, Moises Juarez, Abdiel Moreno, Julio del Carmen Martínez, Marcos Jiménez y una dama que se negó a dar sus generales.

Para las 6:00 de la tarde la situación está controlada, el orden restablecido y la ciudad está tornando a la normalidad y a la actividad propia de esta época de navidad.


CONEP sostiene que huelga de la CONATO sería ilegal
Marcelino Rodríguez B.

Una convocatoria a huelga, sin mediar el agotamiento de lo señalado por las leyes y códigos respectivos, es una medida extrema que polariza posiciones y que no propicia el diálogo que merecen temas de gran interés nacional como los enunciados anteriormente; además de afectar negativamente el desenvolvimiento económico del país y el clima necesario para aumentar la productividad de las empresas, dijo Felipe Ariel Rodríguez, presidente encargado del Consejo Nacional de la Empresa Privada-CONEP.

Agregó Rodríguez que tal cual ha sido convocada dicha huelga, la misma es ilegal y los empresarios no están obligados a cubrir el día de salario en caso de que algún trabajador no se presente a cumplir con sus labores normales, causándoles un perjuicio innecesario, por lo tanto el CONEP hace un llamado a los ciudadanos panameños a que acudan a sus puestos de trabajo.

Rodríguez exhorta al Gobierno Nacional, al Consejo Nacional de Trabajadores Organizados-CONATO- y a toda la sociedad civil a utilizar la vía del diálogo de altura y a buscar soluciones basadas en los intereses nacionales y evitar la huelga general, el día 8 de diciembre próximo como medio de manifestar su oposición a las privatizaciones del IDAAN y la aplicación del Decreto Ley que crea los ''Días Puentes''.

El Consejo Nacional de la Empresa Privada-CONEP-solicita a las partes en desavenencia a tomar en cuenta los sólidos argumentos, cuando se analiza el concepto de días puentes y reitera que las medidas de fuerza polariza posiciones y en nada contribuyen al diálogo constructivo y respetuoso sobre los temas de interés para todos.

Rodríguez en su comunicado del CONEP reafirma que ante la significativa tasa de desempleo y subempleo, la desigual distribución de la riqueza y los niveles de extrema pobreza, los panameños lejos de enfrentarnos, debemos abocamos a construir y ejecutar un visión conjunta, mediante el trabjo útil y exaltando el civismo, nuestros valores culturales, éticos y morales durante todos los días del año.


"El paro va....Y no lo para nadie"
Maribel Guardo

El Secretario General de la Central General de Trabajadores de Panamá, Mariano Mena, dijo ayer que el paro nacional convocado para el próximo martes 8 de diciembre va y no lo para nadie ni el Ministro de Trabajo ni los empresarios.

Para el sindicalista Mena, tanto los trabajadores de la construcción como los docentes y sindicalistas de las diversas asociaciones no trabajarán el próximo martes 8 de diciembre y no les interesa que les descuente ese día.

Agregó que ni el Ministro de Trabajo ni los empresarios podrán impedir que ese día no falten a sus puestos de trabajo, ya que están luchando por una causa justa como lo es el que se detenga a toda costa la privatización del IDAAN y se deje de lado el seguir imponiéndo las leyes en el país, como lo han hecho con el decreto de los días puentes.

Señaló que la idea de los sindicalistas no es generar violencia, pero si los mismos son provocados, procederán a defenderse de igual manera, ya que no hay que olvidar que las acciones de violencia generan más violencia.


Educadores repudian actos violentos del gobierno
Maribel Guardia

La Asociación de Maestros Independientes Auténticos de Panamá expresó ayer su más enérgico repudio por las acciones de violencia de las cuales fueron víctimas tanto docentes como sindicalistas, de las diversas asociaciones por protestar en contra de la privatización del agua y del decreto de los días puentes, indicó Luis Enrique Lópéz, Secretario General de A.M.I.A.

López manifestó que ahora con más razón el pueblo panameño se unirá para defender sus derechos, ya que los legisladores no fueron capaces ni siquiera de escuchar las razones e ideas de la población panameña, en torno a la privatización del agua y a la solicitud para que se derogue el decreto de los días puentes.

Agregó que lo más increible fue que ni los legisladores del gobierno ni de la oposición salieron a dar la cara ante la manifestación del pasado jueves 3 de diciembre, en los predios de la Asamblea Legislativa.

Subrayó que los educadores lucharán hasta las últimas consecuencias, pero no permitirán que se privatice el IDAAN, ya que el pueblo no quiere volver a padecer con el agua de lo que está padeciendo con los sistemas teléfonicos.


LA PRENSA En el Estado de derecho hay que guardar un delicado equilibrio entre lo que requiere el respeto a las libertades públicas y lo que demanda el orden que las autoridades tienen el deber de preservar. No existen recetas mágicas, porque todo depende de las circunstancias de tiempo, modo y lugar que, por supuesto, varían en cada caso. Lanzar una piedra que pueda lesionar a personas o afectar bienes, no debe permitirse. Las autoridades están obligadas a impedirlo, o a procurar que quien lo hizo reciba la sanción prevista en la ley, pero ese deber tiene límites que la prudencia aconseja. Para evitar un daño, nunca debe ocasionarse otro mayor, particularmente cuando puede lesionar a inocentes que simplemente tuvieron la desgracia de estar en el lugar. El uso legítimo de la fuerza requiere proporcionalidad, previsión, moderación e inteligencia para no causar un mal mayor del que se pretende evitar. Utilizar gases lacrimógenos en el centro de la ciudad, donde prácticamente no existen áreas libres entre las edificaciones que permitan la circulación del aire, condena a niños, ancianos y mujeres embarazadas a soportar, hasta donde sus límites fisiológicos permitan, gases lacrimógenos que no estaban dirigidos contra ellos, con las consecuencias obvias. Como dirían los abuelos, en esas circunstancias el remedio puede resultar mucho peor que la enfermedad, lo cual causará protestas cada vez más agresivas y reacciones cada vez más represivas. Medítenlo bien antes de que ese círculo vicioso nos atrape. LA PRENSA/Jorge Fernández

‘Batalla campal’ en el Instituto Nacional

FOTO

Un miembro del Sistema Nacional de Protección Civil evacua a una niña de pocos meses de nacida de los edificios adyacentes al Instituto Nacional. Los residentes del área se vieron seriamente afectados por los gases lacrimógenos.

32 heridos y cuatro policías quemados

Disturbios y represión

Manuel Alvarez Cedeño
y Wilfredo Jordán
De La Prensa

Estudiantes que rechazan la privatización del IDAAN y agentes antidisturbios de la Policía Nacional (PN) chocaron violentamente ayer en varios sectores de

la capital, por segundo día consecutivo.

El enfrentamiento dejó 48 personas sofocadas por gases lacrimógenos y 32 heridos, entre ellos cuatro policías que resultaron quemados por una bomba incendiaria.

Otro policía resultó golpeado cuando, junto a otras unidades, trataba de controlar a quienes les lanzaban piedras en el área de El Chorrillo. En ese lugar fueron detenidas 15 personas.

Desde las 8:00 de la mañana, un centenar de aguiluchos del Instituto Nacional (IN) bloquearon la avenida de los Mártires. Una hora después, unos 200 estudiantes de la Universidad de Panamá (UP) bloquearon también las vías adyacentes a la Casa de Méndez Pereira.

A la UP llegaron cien policías y los estudiantes se refugiaron en la sede universitaria, que fue rodeada por los antimotines. Posteriormente hubo un diálogo entre el rector, Gustavo García De Paredes, y un oficial, lo que dio como resultado que los policías se alejaran del lugar.

Pero de inmediato, los universitarios, en su mayoría militantes del izquierdista Frente Estudiantil Revolucionario (FER-29) y de Pensamiento y Acción Transformadora (PAT) volvieron a bloquear la vía, frente a la Facultad de Humanidades.

Los estudiantes permanecieron en el lugar hasta que, 45 minutos después, volvieron los antimotines a la UP disparando perdigones, balas de goma y bombas lacrimógenas, mientras que los universitarios respondían con piedras y bombas molotov.

‘‘Policías brutos, vengan a la universidad a estudiar’’, ‘‘gobierno que vende el agua, vende a su madre’’, ‘‘aunque vengan los perritos [policías], no nos vencerán’’, ‘‘abajo Martín Torrijos’’, coreaban los universitarios.

A eso de las 4:15 de la tarde, cuatro antimotines que estaban apostados en una puerta de entrada a la Universidad, en la avenida Manuel Espinosa Batista, fueron alcanzados por una molotov, según constataron varios periodistas que estaban en el lugar.

Tres de los policías, cuyas ropas estaban ardiendo, se tiraron al suelo, donde fueron auxiliados por sus compañeros, que luego los sacaron del lugar, mientras que el cuarto continuó en su labor.

Se informó que los disturbios en la universidad culminaron a eso de las 6:00 de la tarde, cuando intervino el rector García De Paredes, quien logró que los antimotines abandonaran el área. Un boletín de prensa de la PN informó que en los predios de la universidad, tres policías ‘‘resultaron con quemaduras de primer y segundo grado’’ por el impacto de una molotov.

También dijo que otro agente resultó con un golpe en la nuca, cuando estaba por el área de El Chorrillo, donde fueron arrestadas 15 personas que lanzaron piedras a los policías.

El dirigente universitario Javier Viquez, del PAT, informó que un total de 25 estudiantes resultaron heridos de perdigones, mientras que otros dos institutores también resultaron lesionados.

En tanto, un portavoz de la Cruz Roja informó que 30 adultos y 18 niños, que habitan en las cercanías del Instituto Nacional, resultaron sofocados por los gases lacrimógenos que lanzaron los policías.

Por su lado, el dirigente del Sindicato Unico de Trabajadores de la Construcción y Similares (SUNTRACS), Genaro López, advirtió que las medidas de protesta continuarán durante los próximos días y reiteró que el martes 8 de diciembre, los obreros de la construcción no asistirán a sus puestos de trabajo como medida de protesta para que se derogue el decreto de los ‘‘días puente’’.

Para López, el actual gobierno no ha variado su política de represión contra la clase obrera, y con sus acciones demuestra que impondrá las leyes a ‘‘sangre y fuego’’, pero reafirmó que ellos no cesarán en la lucha.

En un comunicado, la Coordinadora Nacional de Unidad Sindical Independiente (CONUSI) rechazó la represión de que fueron objeto los trabajadores que marcharon hasta la Asamblea Legislativa el pasado jueves, al tiempo que responsabilizó a los legisladores de los actos de violencia, ya que no estaban presentes para atender a los manifestantes.

De acuerdo con la CONUSI, en 1995 fueron detenidos más de 500 obreros a raíz de las protestas en contra de las reformas al Código de Trabajo y recientemente fueron detenidos 37 trabajadores.


El Ejecutivo se compromete a subsidiar el agua para los pobres

Gionela Jordán V.
De La Prensa

El Organo Ejecutivo, tras los actos de protesta que ha generado en el país la anunciada privatización del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (IDAAN), se comprometió ayer a presentar un anteproyecto que complemente el proyecto de concesión administrativa de esa entidad, mediante el cual se creará un fondo que permita al Estado subsidiar el consumo de agua a las poblaciones más pobres del país.

Luego de la reunión efectuada en Punta Barco, entre el presidente Ernesto Pérez Balladares y la bancada legislativa oficialista, integrada por los partidos Revolucionario Democrático (PRD), Solidaridad y Liberal Nacional, (LN), tanto el gobernante como los legisladores se comprometieron a realizar ‘‘una adecuada difusión a todos los sectores del país del proyecto de concesión administrativa del IDAAN’’.

De acuerdo con el comunicado emitido por la Presidencia de la República sobre los resultados de la reunión entre los legisladores y Pérez Balladares, el propósito de la privatización del IDAAN es lograr que dicha concesión favorezca a la mayoría de los panameños, de manera ‘‘justa y equitativa’’.

Igualmente el Ejecutivo y los legisladores oficialistas se comprometieron a buscarle una solución definitiva al grave problema que afronta el IDAAN desde hace años, el cual ha impedido dotar de agua potable y alcantarillados a grandes sectores del país y a una población que crece con mucha rapidez.

Por su parte, el Organo Ejecutivo, a través de Pérez Balladares, se comprometió ‘‘en el menor tiempo posible a presentar a la Asamblea Legislativa un anteproyecto de Ley, que complemente el proyecto de concesión administrativa, mediante el cual se cree un fondo que permitirá al Estado subsidiar el consumo de agua de las poblaciones más pobres del país’’.

Según el legislador perredista Miguel Bush, quien participó en la citada el anteproyecto de ley pudiera estar presentándose entre marzo y abril del año entrante.

El propio presidente Pérez Balladares se pronunció, en un reciente mensaje radiofónico, en favor de privatizar las empresas estatales deficientes o que puedan llegar a serlo en el corto plazo. Advirtió que Panamá no cuenta ni con los recursos técnicos ni financieros para dotar de energía, agua y telecomunicaciones a una población creciente y cada vez más exigente en cuanto a la calidad de los servicios que recibe.

También advirtió que, de todas formas, el próximo gobierno, sea cual sea, tendrá que adoptar medidas similares porque Panamá está obligada a insertarse en el movimiento globalizador con que gira el mundo competitivo de hoy.


‘Batalla campal’ en el Instituto Nacional

Jahiro Polo
y Gionela Jordán V.
De La Prensa

Los estudiantes del Instituto Nacional (IN) fueron protagonistas de una ‘‘batalla campal’’ contra la unidades antidisturbios de la Policía Nacional, que intentaban reabrir la avenida de los Mártires que fue cerrada desde las 9:30 de la mañana de ayer.

Los violentos choques se produjeron cuando llegaron los policías en varios patrullas al área donde los estudiantes del ‘‘Nido de águilas’’ mantenían paralizado el tráfico vehicular.

Los actos de violencia en la avenida de los Mártires se caracterizaron por la crudeza de los enfrentamientos a pedradas y tiros de escopeta que sostuvieron los estudiantes y los antimotines, que se extendieron por todas las calles que rodean al Instituto Nacional, y a lo largo de la calle 17.

A pocos minutos de iniciados los enfrentamientos, resultaron heridos dos estudiantes. El estudiante Luis López recibió un impacto de perdigones en su pierna izquierda, mientras que una estudiante graduanda tuvo que ser llevada al hospital Santo Tomás afectada por los gases lacrimógenos.

Luis Herrera, dirigente del Frente de Estudiantes Revolucionarios (FER–29), denunció que los antimotines de la Policía Nacional ‘‘han utilizado medidas represivas violentas contra los compañeros que hoy protestan... vamos en retroceso a la dictadura’’, dijo.

Debido a la fuerte cantidad de gases lacrimógenos y ‘‘pica- pica’’ [otro tipo de gas] que utilizaron los antimotines, varios miembros del Sistema Nacional de Protección Civil (SINAPROC) tuvieron que evacuar a los residentes de los edificios que colindan con el Instituto Nacional.

Un total de 18 niños (seis de ellos menores de un año y una bebé de 15 días de nacida) y un aproximado de 30 adultos fueron conducidos de urgencia al Hospital del Niño y al Santo Tomás, debido al efecto de los gases.

Los enfrentamientos se intensificaron a eso de la 1:00 de la tarde, cuando el grueso de las unidades antimotines fue forzada, a pedradas, a retirarse de los predios del Instituto Nacional hasta el área del Banco Nacional de calle 17 y la avenida Central. Varios comercios y transeúntes fueron víctimas de las piedras lanzadas por los estudiantes, y por los gases lacrimógenos que impregnaban el ambiente.

A la altura del teatro Tropical, agentes policiales detuvieron a cuatro jóvenes que participaban en los enfrentamientos, pero que no eran estudiantes del Instituto Nacional, a quienes propinaron varios golpes con sus varas policiales para luego tratar de esposarlos. Sin embargo, estos jóvenes fueron liberados gracias a la intervención de las personas que se aglomeraron a observar los incidentes, y que impidieron su detención.

A las 3:00 de la tarde, los institutores se reagruparon dentro de su plantel educativo, donde discutieron una propuesta del Comisionado de Policía, Luis Gordón, quien ofreció una ‘‘tregua’’ y la garantía de que los dirigentes estudiantiles y sus compañeros no serían detenidos si ponían fin a sus protestas.

Dicha propuesta fue debatida entre los estudiantes, miembros del comité de padres de familia y dirigentes de la Coordinadora Nacional de los Derechos Humanos (COPODEHUPA), el SUNTRACS y la Federación de Maestros Independientes, quienes, tras aceptar la propuesta de la Policía, escoltaron a los estudiantes a la avenida de los Mártires, donde abordaron un bus de la compañía SACA para así abandonar el lugar en forma segura.

El Ministerio de Educación emitió un comunicado en el que la Dirección Regional de Educación de Panamá-Centro indica que el cierre de calles realizado por los institutores ‘‘fue efectuado por un pequeño grupo de estudiantes que ya han sido sancionados por estos mismos hechos’’. Dicho comunicado exhorta al rector del Instituto Nacional a realizar una reunión con padres y estudiantes, con el propósito de poner fin a estas protestas.

Pero los estudiantes declararon que las manifestaciones continuarán el próximo lunes, día en el que volverán a cerrar la avenida de los Mártires en horas de la mañana, mientras que Daniel Sarmiento, presidente de la Asociación de Padres de Familia del Instituto Nacional, señaló que los miembros de esta asociación ‘‘estaremos junto con nuestros hijos en sus actos’’.

‘No hubo uso excesivo
de la fuerza’: Sosa
El director de la Policía, José Luis Sosa, negó ayer que esa entidad de seguridad pública haya hecho uso de la fuerza para sofocar los disturbios protagonizados por manifestantes en los predios del Palacio Legislativo, a raíz de las protestas realizadas por la privatización del Instituto de Acueducto y Alcantarillados Nacionales (IDAAN).

El funcionario aseveró que ‘‘no hubo exceso de fuerza’’ por parte de los miembros de la Policía Nacional que participaron en el operativo llevado a cabo para controlar los disturbios que se dieron en las instalaciones de la Asamblea Legislativa.

‘‘La Policía no ha usado exceso de fuerza, nosotros fuimos a la Asamblea porque ese Organo del Estado nos pidió que fuéramos’’, recalcó el jefe policial.

Asimismo destacó que las unidades de la Policía Nacional no dispararon perdigones para dispersar a los manifestantes enardecidos, debido a la negativa del pleno legislativo en otorgarle sala de cortesía para que expusieran sus argumentos.

También aclaró que ningún miembro de la entidad policial que dirige, se encontraba vestido de civil durante los disturbios acaecidos en el Palacio Legislativo.


Copyright © 1998 Corporación La Prensa. Todos los derechos reservados.

EL PANAMA AMERICA


EL PULSO DE PANAMA

Violencia.
La violencia desatada en protesta por los días puente y la privatización del IDAAN, pone de manifiesto la aparente falta de sensibilidad social y de flexibilidad del gobierno ante temas polémicos. Aunque los promotores y actores en las violentas manifestaciones callejeras son una minoría que en cierta forma abusa de sus libertades en perjuicio de terceros y en detrimento de la imagen del país, también es cierto que el gobierno ha dado pie a esa situación.

Días puente.
Salvo por el pequeño grupo que por razones espirituales exige que se respeten días como el 8 de diciembre, los demás manifestantes no han presentado argumentos de peso para objetar esa medida. Los días puente les benefician en la medida en que producen períodos de descanso más largos. Y si estamos equivocados y son la mayoría de los panameños los que se oponen a los días puente, entonces reclámenle a sus legisladores en vez de causar zozobra.

Privatización.
En cuanto al IDAAN, no es correcto decir que Panamá está vendiendo su agua; simplemente está cediendo la administración de su purificación, tal y como ocurre en España, Inglaterra y Francia. Es más, aquí el Estado continuará siendo un accionista importante y recibiendo dividendos de la empresa privatizada, tal y como ocurre con el INTEL e IRHE. Una buena privatización debe traer más eficiencia, mayor cobertura y precios más accesibles.


Recrudece la violencia

Anoche fueron liberados tres obreros detenidos el jueves por los incidentes en la Asamblea.

Arnulfo Barroso Watson y Británico Julio Quesada
El Panamá América

El gobierno actual enfrentó ayer uno de los peores disturbios desde que asumió el poder en 1994, cuando residentes de barrios populares se sumaron a institutores y universitarios para enfrentarse con policías antimotines, en una jornada que dejó como saldo más de 200 personas afectadas por los gases lacrimógenos, varios heridos y 20 detenidos.

Las protestas contra los decretos leyes sobre los días puente y el que dispone la privatización del IDAAN, se iniciaron desde tempranas horas en la Universidad y el Instituto Nacional.

En ambos centros de enseñanza, los estudiantes lanzaban piedras, botellas, tanques de basura y bombas molotov contra los antimotines desplazados a las calles para dispersar con gases lacrimógenas, balas de caucho y perdigones a los manifestantes.

La Cruz Roja informó que en su sede de Santa Rita atendió a 56 niños y adultos por problemas respiratorios causados por las lacrimógenas. También ofreció refugio a 78 niños y 60 adultos.

Los violentos enfrentamientos culminaron al final de la tarde en una batalla campal de los policías con civiles de Santa Ana, Plaza Amador y El Chorrillo.

Un policía recibió un botellazo en la cara y otro una fuerte pedrada en la columna vertebral que lo dejó inmovilizado. Los residentes de los citados barrios lanzaban desde los balcones de sus edificios objetos contundentes.

La Policía reportó que en total seis de sus agentes fueron heridos, tres de ellos con quemaduras de primer y segundo grado ocasionadas por bombas molotov lanzadas desde la Universidad.

En los disturbios en Santa Ana y El Chorrillo fueron arrestados José De León, Eduardo Aparicio, Michael Bethancourt, Luis Bárcenas, Ramiro Rodríguez, Juan Sánchez, Iván Urriola, Luis Villarreal, Jovan García, Pablo Rivera, Moisés Juárez, Abdiel Moreno, Julio Del Carmen Martínez, Marcos Jiménez y una dama.

Por su parte, el Ministerio de Educación anunció que ya sancionó al "pequeño" grupo de estudiantes del Instituto Nacional que bloqueó las calles y protagonizó enfrentamientos con la Policía, al tiempo que denunció que civiles se infiltraron en las protestas con fines diferentes a los estudiantiles.

Los institutores escenificaron fuertes enfrentamientos con la Policía durante cerca de siete horas. Un grupo de estudiantes se refugió en el Instituto y otro, con sus rostros cubiertos, se enfrentó a piedras con los antimotines en las calles aledañas al Nido de Aguilas.

La Policía rodeó durante varias horas a los estudiantes en el Instituto y sólo permitió su salida del plantel cuando una delegación del Club de Padres de Familia, encabezada por su vicepresidente, el democristiano Luis Camacho, y representantes de los organismos de derechos humanos, los custodiaron.

Los comercios de la Avenida Central se vieron forzados a cerrar parcialmente sus puertas, mientras la población que hacía sus compras del Día de las Madres presenciaba, hasta donde les fue posible, los enfrentamientos.

Las vidrieras del Instituto fueron parcialmente destruidas por los propios estudiantes y la Policía. Mientras que en los predios del Nido de Aguilas se podían presenciar autos con los vidrios rotos.

Mientras, en la Universidad de Panamá los enfrentamientos entre estudiantes y antimotines de la Policía Nacional también se extendieron por varias horas y durante la represión, un grupo de uniformados penetró a los predios universitarios.

El FER-29 y el Pensamiento y Acción Transformadora (PAT) cerraron las vías Bolívar y la Manuel Espinosa Batista, pero al ser dispersados por los antimotines se concentraron en las facultades de Administración Pública, Economía, Humanidades, Comunicación Social y Derecho.

Curiosamente, a pocos metros del lugar de los enfrentamientos, en el Parque Andrés Bello de la Vía Argentina, numerosos niños eran agasajados por el representante de Bella Vista, Héctor Crespo.

Después de varias horas de los hechos, un vehículo tipo vans Ford con placa 9020 de la Policía Nacional, se estacionó en la entrada de la Manuel E. Batista por la Facultad de Derecho y se bajaron varios efectivos, quienes ingresaron a la entidad para disparar gases lacrimógenos y luego retirarse.

Los grupos estudiantiles arrojaron piedras contra autobuses y vehículos cuyos conductores se arriesgaban a transitar.

Los estudiantes Sixto Durán y el presidente del Centro de la Facultad de Derecho, Alfredo González, fueron heridos por los perdigones.

En tanto, anoche fueron liberados los miembros del SUNTRACS: Rafael Bernal, Francisco Zambrano y Guzmán Rodríguez, tras pagar una multa impuesta por el Juzgado Nocturno de San Felipe. Sábado 5 de Diciembre de 1998
Derechos Reservados 1996-1998 Editora Panamá América